De donde nos visitan

miércoles, 28 de julio de 2010

Y dijo Dios: hagamos al hombre…

Génesis 1:26 ,27.
Dijo Dios: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Que tenga autoridad sobre los peces del mar y sobre las aves del cielo, sobre los animales del campo, las fieras salvajes y los reptiles que se arrastran por el suelo.
Y creó Dios al hombre a su imagen. A imagen de Dios lo creo, macho y hembra los creó.

Llegando ahora a la última etapa en el progreso de la creación, dijo Dios: Hagamos al hombre—palabras que muestran la peculiar importancia de la obra que estaba por hacerse, la formación de una criatura, que había de ser el representante de Dios, investida de autoridad y dominio como visible cabeza y monarca del mundo a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza—Esta es una distinción peculiar, cuyo valor aparece en el hecho de que las palabras se repiten dos veces. Y ¿en qué consistía esta imagen de Dios?—no en la forma recta o vertical o en las facciones del hombre, no en su inteligencia, porque a este respecto el diablo y los ángeles son muy superiores; no en su inmortalidad, porque no tiene, como Dios, una eternidad pasada como una futura, sino en las disposiciones morales de su alma, comúnmente llamadas justicia original (Eclesiastés 7:29). Como la nueva criatura no es sino una restauración de esta imagen, la historia de la una arroja luz sobre la otra; y se nos informa que es renovada según la imagen de Dios en conocimiento, justicia y verdadera santidad (Efesios_4:24; Colosences_3:10)
Si usted sigue leyendo el capitulo uno del libro de génesis, dice que Dios nos Bendijo y nos dio la autoridad sobre todo lo que Él había creado, teníamos todo bajo nuestros pies, pero que paso. Con la caída todo cambio, cambiaron las reglas y el enemigo torció en nuestro entender y nuestro ver las nuevas reglas.
Se desato terriblemente, la no aceptación a la responsabilidad que nos toca a cada quien, el hombre le hecho la culpa a la mujer.la mujer a la serpiente y así comenzó una nueva escusa que, hasta hoy en la actualidad según da resultado.
Pero que paso con la autoridad dada, que paso con la superioridad que teníamos sobre todo lo creado, con esto la perspectiva de ver las cosas cambio.

Génesis 3; 17 al 19.
Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida.
Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo.
Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.

La palabra nos enseña, que Dios hablo con el Hombre, nos dio una nueva ley, nosotros llevaremos la carga de sostener a la familia, donde se torció esto?
Aquí debemos ver que solo dependeríamos de la ayuda de Dios, pero el cambio nos hizo comodidad y en estas nuevas generaciones, comenzaron en los hogares, a repartirse las responsabilidades, tomamos a nuestra ayuda idónea, como proveedora ideal.
El mundo y su nuevo estilo de vida cambio de la visión original, hoy hasta hacen reportajes de los hombres del hogar, hoy la mujer sale a trabajar y el hombre se queda en casa haciendo los quehaceres del hogar y al cuidado de los hijos, en pocas palabras hemos usurpado el territorio femenil. Y nos hemos puesto un mandil, para acoplarnos a este aberrante estilo de vida, que tremendo.
No hemos visto la salida, recurrimos a lo primero que vemos, y así nos excusamos ante la sociedad, por no tener trabajo, pero a quien le debemos la vida, la libertad por quien fuimos creados, por esta sociedad inminente a la destrucción, o por el Todo poderoso a quien le debemos la honra y el honor.
Tal vez no enfocas porque no conoces que hace mas de 2000 años ya teníamos esto resuelto hay solución a cada problema, pero nos enfocamos en lo torcido, la Palabra de Dios, hace mención al arrepentimiento y retomar nuevamente el camino inicial, no es un cambio de vida es una restauración de la misma vida que se perdió y la usurpadora vida del modernismo vino a ocupar su lugar.

Mateo 3:8,9
Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento,
Y no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre; porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras.

Ser descendientes de Abraham no nos coloca automáticamente en el reino de los cielos, tenemos que entender nuestras responsabilidades con Dios.
Pero es una promesa poderosa y tu puedes hacerla tuya y como hermano Botello.

Deuteronomio 4:29: Mas si desde allí buscares a Jehová tú Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma

Tenemos que entender el verdadero arrepentimiento y rebasar todo lo que esta sociedad te ha mostrado conoce el concepto de Jesucristo, pregunta si no sabes hay más de uno que quieren hablarte del Evangelio, no interpongas tu libertad con tu comodidad, valora lo que realmente vale y pregúntate que es mejor, ponerte un mandil o pedirle a Aquel que te conoce, porque te formo dile que hago aquí estoy, ven a Él así como estas, no esperes a cambiar Jesús te va a restaurar. Oramos en su nombre para que este mensaje te haga reflexionar y reconozcas que batallas porque estas en el camino equivocado, urgentemente aférrate al poder salvador de Jesús él te ama.
Te saluda Enrique Botello de Expandiendo la Palabra y recuerda Jesucristo te ama y nosotros también. Comparte con alguien de tu Bendición, y si no ha llegado espérala porque llegara. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada